¿Por qué es bueno hacer ejercicio?

La actividad física regular y el ejercicio físico prolongado están relacionados con una mayor salud física y mental. Estas ventajas se demuestran en personas de distintos géneros, edades y niveles de aptitud física. Diversos estudios han comprobado que siempre es preferible hacer algo de ejercicio que no hacerlo. Tanto el entrenamiento aeróbico como el de resistencia son buenos para la salud.


Beneficios de la actividad física

  • Control de peso. El ejercicio previene el aumento de peso. Asimismo, se queman más calorías si se entrena con mayor intensidad o durante más tiempo; inclusive, pequeñas mejoras diarias en la actividad contribuyen a conservar un peso saludable.
  • Se pueden evitar varias enfermedades. En varias investigaciones científicas se ha demostrado que hacer ejercicio reduce el riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares, cáncer, entre otras. El aumento moderado de la actividad física conlleva una reducción significativa de la mortalidad. Este impacto positivo no se ve afectado por el género, la edad o el peso.
  • Mejoras en el carácter. La actividad física aumenta la liberación de una serie de sustancias químicas cerebrales (neurotransmisores) que ayudan a sentirse mejor, más feliz y más relajado, aliviando la tensión, la ansiedad y los sentimientos de depresión.
  • Aumento de la autoestima.
  • Mejora de la fuerza muscular y de la forma física. El ejercicio mejora la forma física y proporciona una mayor sensación de salud y bienestar al mejorar el funcionamiento del sistema cardiovascular.
  • Los vínculos personales mejoran. Muchos deportes se juegan en equipo, lo que permite la interacción social.

Beneficios de la actividad física en niños

  • Fortalece los músculos y aumenta la capacidad física.
  • Mejora la salud ósea.
  • Ayuda a mantener el peso y favorece el crecimiento de la masa muscular sobre la grasa.
  • Reduce los síntomas de ansiedad y tristeza.
  • Reduce la aparición de factores de riesgo de diversas enfermedades.